Mater Misericordiae, ora pro nobis

Mater Misericordiae, ora pro nobis
óleo sobre lienzo — 100 x 90 cms.

En este quinto cuadro de la serie alegórica "Habemus Papam", Mercedes Fariña fusiona con gran habilidad la figura de S.S. Francisco junto a la tradicional imagen de la Virgen Desatanudos, por quien el Papa argentino guarda una especial devoción.

En primer plano se aprecia a Francisco, vistiendo un hábito humilde y sencillo, rezando el Santo Rosario. El Papa pasa las cuentas entre sus dedos de igual modo que, en la imagen del fondo, la Virgen Desatanudos deshace con sus plegarias las ataduras que representan los pecados, con ayuda de los ángeles.

El cuadro original, de J.M.G. Schmittdner, es una advocación de la Inmaculada Concepción y está inspirado en una meditación de San Irineo; encontrándose expuesto, desde el año 1700, en una iglesia del sur de Alemania, desde donde cautivó el corazón de Francisco.

Simbólicamente, la imagen representa a la Virgen María como la vía segura para eliminar todos los obstáculos espirituales y terrenos, que nos impiden la vida en plena Gracia de Dios.

A través de su oficio, Mercedes Fariña logra una armónica convivencia entre el estilo veneciano, con influencia barroca, de la imagen de la Virgen y el tratamiento realista y moderno otorgado a la figura del Santo Padre.

Como anecdotario y confirmando el aforismo de que "la casualidad es el seudónimo con el que firma Dios cuando procura el anonimato", al mediodía del 5 de Septiembre de 2013, mientras la artista daba las últimas pinceladas de esta creación pictórica, recibió una comunicación escrita desde el Vaticano, con una invitación formal de la Prefectura de la Casa Pontificia, para participar de una audiencia papal.

La misma se celebraría el próximo 9 de Octubre, oportunidad en la que Mercedes Fariña presentará personalmente al Santo Padre las pinturas que conforman la serie alegórica, obsequiándole en mano la primera de ellas.