Prólogo de Eduardo Mac Entyre

Las pinturas de Mercedes Fariña rehuyen todo tipo de anécdota fácil; nada de detalles superfluos que distraigan al ojo, permitiéndonos así apreciar la obra en su total dimensión, tendiendo a una equilibrada armonía estética en la percepción de la belleza.

A diferencia de otros artistas, Mercedes nos transmite una vibración muy particular cuando contemplamos sus obras, vibración que a través de lo óptico nos traslada a su clima altamente espiritual y poético, en donde la sublimación e idealización de lo femenino va más allá de los planteos de la percepción visual.

Podemos apreciar en este conjunto de obras expuestas una clara y constante evolución. Preocupada por las enseñanzas del claroscuro en sus primeras realizaciones, vemos como la luz actúa envolviendo los cuerpos con una sutil sensualidad apoyada en una gama de colores cálidos, típico de los pintores renacentistas.

En sus recientes trabajos la paleta se va aclarando y la luz comienza a invadir en toda la tela, acariciando las formas y exaltando las texturas. La luz comienza a funcionar así, no sólo como un fin estético, sino como dice Mercedes: "luz proveniente de mi interior, como reflejo del alma". Hermoso mensaje, en donde apreciamos su pureza en el grado más alto.

Mercedes busca la excelencia a través de la perfección, ese ideal que es el "amor por el bien de la obra", por su claridad y por la calidad expresada no sólo en su ejecución; sino en la idealización que apunta a lo bello.

Se ha impuesto transitar el camino difícil, en épocas en que lo fácil parece exitoso y lo efímero suplanta a lo trascendente; donde se desvirtúa lo ético y donde el esfuerzo no cuenta y la estética parece no ser el ideal a alcanzar en la obre de arte; desvirtuando así el concepto del "fin del arte".

Mercedes, no desmayes, estás en el buen camino, el camino reservado para los grandes espíritus, en el que no cuentan el éxito, ni la fama, ni las modas; sí la fuerza de voluntad, la humildad y la honestidad.

La elección te pertenece.

Eduardo Mac Entyre
Artista Plástico